sábado, 7 de noviembre de 2009

El propóleo


Qué es:
Cuando utilizamos el término “Propóleo” nos referimos a una serie de sustancias balsámicas, de consistencia gomosa, resinosa y viscosa y de un color amarillo pardo, que las abejas obtienen de las yemas y los exudados de algunas especies de árboles de hoja perenne (abeto, abedul, haya, fresno, alerce, olmo, aliso, castaño de indias, pino, álamo, roble, et.). Después de recolectar estas substancias, las abejas las reelaboran incorporando cera.
El propóleo, con relación a sus principios activos más importantes, se considera una sustancia de “origen vegetal” pues un número cosiderable de compuestos bioquímicos, más o menos modificados, derivados del metabolismo secundario de los árboles antes mencionados, se encuentra en el propóleo.
Las abejas y el propóleo:
Las abejas utilizan el propóleo para:
• proteger y sellar la colmena
• evitar la descomposición de los pequeños insectos presentes
• reducir la carga bacteriana en la colmena
• asegurar el desarrollo normal de su actividad en un ambiente puro y libre de agentes infecciosos (Nardo, 1996).
Producción:
La cantidad y calidad del Propóleo producido por las abejas está en relación directa con las plantas que se encuentran en los alrededores de la zona de la colmena, con el material de construcción de la colmena, y con el clima y la propia raza de las abejas, además de la ausencia de posibles contaminantes.
Principios activos:
La composición analítica del propóleo es muy variable y depende de la fuente vegetal utilizada por las abejas en su peregrinaje natural. Se compone principalmente de resinas y bálsamos vegetales (50% aprox.), ceras (30%), flavonoides y sustancias orgánicas (10%), pólenes (5%), y un 5% restante de sustancias varias.
Tolerabilidad:
El propóleo puro, o sea, oportunamente tratado para eliminar ceras y pólenes y sin trazas de antibióticos, metales pesados ni pesticidas, es un producto natural que no presenta toxicidad, ya sea en uso tópico como sistémico.
Tampoco presenta contraindicaciones ni efectos colaterales adversos. Se puede utilizar en estado de gestación y durante la lactancia y la primera infancia.
Propiedades:
Numerosos estudios han confirmado que el Propóleo posee las siguientes propiedades:
* Antibacteriana (bacteriostática y bactericida)
El propóleo ejerce su actividad antibacteriana sobre muchas variedades de gérmenes ( Staphylococcus Aureus, Streptococcus B-hemolítico, Bacillus Subtilis, Pseudomas Aeruginosa, Escherichia Coli, etc. ).
• Antiviral
La presencia en el Propóleo de galangina, pinocembrina y pinostrobina (flavonoides) además de asegurar un efecto antibacteriano también proporciona cierto efecto antiviral (virus de la gripe, herpes zoster, herpes simples y genitales)
• Antimicótica
El propóleo también es capaz de inhibir tanto el crecimiento de hongos ( Candida Albicans y Tricophyton verrucosa) como de algunos protozoos ( Tricomonas Vaginalis, Giardia Lamblia, Chilomonas Parecium, etc.)
• Antiinflamatoria
• Anestésica local.
• Cicatrizante.
• Antioxidante.

Usos:
El propóleo puede ser usado tanto por la persona sana, como profilaxis contra molestias leves, como complemento por quien se ve afectado por patologías diversas. Las propiedades terapéuticas más significativas, para las que la literatura científica relata extensamente resultados positivos, encuentran aplicación en diferentes sistemas fisiológicos:
Aparato respiratorio
La eficacia del Propóleo sobre este sistema ya sea para uso local o sistémico, es palpable en cuadros inflamatorios agudos y crónicos. Resulta particularmente útil en sinusitis, otitis, faringits, laringitis, traqueítis y bronquitis. Se pueden beneficiar de su efecto niños, adultos y ancianos. Se presenta en diferentes formas disponibles: Spray oral, spray nasal, jarabe, comprimidos efervescentes, cápsulas, caramelos, tintura, extractos y solución hidroglicérica.
Aparato digestivo
El propóleo ha resultado ser un excelente remedio netural contra toda clase de halitosis, gingivitis, estomatitis ulcerosas y aftas.
Sistema dérmico
La aplicación local del Propóleo (en crema, barra de labios, champú, detergente íntimo y corporal) representa un emedio natural óptimo en casos de picores, ardor y quemaduras de la piel. Protege de la agresión de los rayos UVA (solares y artificiales), herpes labiales, forúnculosis, eczema, y como cicatrizante de las heridas.
Conclusiones:
Partiendo de la documentación científica internacional existente, se puede confirmar que el Propóleo es una sustancia natural que debería estar presente en el botiquín de cualquier familia.

Fuentes: El Propóleo, Antibiótico natural . Prof. Marcello Diego Lograno (Profesor adjunto de Farmacología y Toxicología) y Dra. María Rosario Romano (Ambos de la Università degli Studi di Bari, Italia) Bibliografía: (Nardo U., 1996- Marcucci M. C., 1995 – Brumflitt W. Et al., 1990 – Khayyal M. T. et al., 1993 – Weichselgartner.Schoder C., 1997 – Basnet P. et al., 1997)

Clickar aquí para ver ejemplos de productos naturales hechos con propóleo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario