sábado, 20 de noviembre de 2010

La caída del cabello


La caída del cabello en otoño es “un recuerdo ancestral” de la muda de petaje que se producía en nuestros antepasados. Sin embargo, esta caída estacional no quiere decir necesariamente que exista una enfermedad ya que lo normal es que la pérdida sea temporal y el pelo que se cae vuelva a crecer. El pelo sano pierde el tallo del pelo, pero la raíz está sana y vuelve a formar un nuevo tallo.

El Efluvio Telogénico Crónico (CTE) es el término utilizado para describir la caída de cabello excesiva y persistente.

Las investigaciones han demostrado que actualmente, hasta un 33% de las mujeres perciben tener “menos cabello” que 5 años atrás. Este incremento en la caída o pérdida de cabello es resultado del CTE y no de una consecuencia inevitable del envejecimiento o del estrés.

El 95% de los casos de caída de cabello puede dividirse en sólo dos tipos de factores etiológicos:

.- Caída de cabello genética ( alopecia de patrón masculino o androgenética) 20%

.- Efluvio Telegénico Crónico (CTE) 80%

La pérdida de vitalidad capilar se puede producir a cualquier edad, y se refleja en una caída constante y continuada del cabello, volviéndose fino, frágil y sin brillo, disminuyendo al final el volumen capilar.

Para que nuestro pelo se encuentre en óptimas condiciones, los nuevos estudios apuntan a una serie de nutrientes, de los cuales no deberíamos sufrir ninguna deficiencia:

Nutrientes esenciales para el cuidado del cabello:

Vitamina A

Excelente protectora natural contra el envejecimiento y salud del cuero cabelludo.

Vitaminas B

Son las más importantes para el cabello, de las cuales la B5 (pantenol) le proporciona flexibilidad y brillo, a su vez, la B6 previene la caspa, en tanto que la B8 evita la seborrea y la Biotina (B7) proporciona fuerza y resistencia.

Vitamina C

Contribuye a su crecimiento.

Vitamina E

Combate los radicales libres que dañan la estructura capilar, evitando que se rompa y caiga.

Vitamina K

Posee poder bactericida sobre la flora microbiana del cuero cabelludo.

Minerales como el Zinc y el Cobre

Que garantizan una buena calidad y fortaleza del cabello, o el Magnesio, que proporciona vitalidad a las fibras capilares.

Mijo y Bambú

Que aportan Silicio orgánico para dar fuerza, elasticidad y resistencia al cabello.

L-Metionina

Es un aminoácido sulfurado esencial para mantener la salud capilar.

Hierro

Las investigaciones han mostrado que si los niveles de ferritina se sitúan por encima del “punto desencadenante” individual, entonces el crecimiento normal del cabello se restablece.

5 Trucos para combatir la caída

  1. Evita el uso de champús y productos químicos para el cabello. Elige productos naturales.
  2. Mantén el cuero cabelludo limpio, evitando que los folículos se tapen, y péinate con cepillos de púas separadas que no lo arranquen.
  3. Oxigena el cabello, no lo recojas en coletas y no lo tapes con pañuelos o gorros.
  4. Evita el uso de secadores. Seca tu cabello naturalmente en contacto con el aire.
  5. Trata de combatir el estrés para evitar la contracción de los vasos sanguíneos que alimentan al cabello, lo que provocaría la desnutrición del cuero cabelludo y el aumento de caída.
Bibliografía: Tongil, Lamberts y Natysal

No hay comentarios:

Publicar un comentario