miércoles, 27 de julio de 2011

Ácidos grasos Omega 3


La grasa del pescado contiene ácidos grasos Omega 3, que son diferentes a los omega 6 que se encuentran en los aceites vegetales. Las dos formas más potentes de omega 3 son el ácido eicosapentanoico (EPA) y el ácido docosahexanoico (DHA) y se encuentran en pescados propios de aguas frías, como el salmón, el atún, la trucha, la caballa, el arenque y en el aceite de foca.. Los Omega 3 tienen un papel clave en la regulación de la presión sanguínea, bajan los triglicéridos en sangre, actúan como antiinflamatorios, mejoran la inmunidad y se les atribuye un efecto anti cancerígeno, al inhibir el crecimiento tumoral. Se llaman Omega 3 porque el primer enlace doble se encuentra en el tercer átomo de carbono. Otro ácido graso, pero de origen vegetal, es el ácido alfa linolénico (ALA), que en el cuerpo se convierte en EPA y DHA y se obtiene del aceite de semillas de lino.
Se ha demostrado que el EPA que se encuentra en los Omega 3 inhibe la inflamación, al reducir los niveles de prostaglandinas inflamatorias. Además, reduce la formación de coágulos, aumenta el flujo sanguíneo y reduce la hipertensión. DHA desempeña un papel importante en la transmisión de impulsos eléctricos a través de la sinapsis en el cerebro.

Estos ácidos grasos Omega 3 en la cantidad y tiempo adecuados pueden tener las siguientes propiedades entre otras :
* Ayudan a mantener una piel sana: el acné, la dermatitis, el eccema y la psoriasis se benefician del consumo de estos ácidos grasos, los cuales reducen la irritación en la piel, debido a que inhiben el metabolismo del ácido araquidónico; además, se cree que una piel seca es una deficiencia de ácidos grasos Omega 3.
*Controlan el nivel en sangre de colesterol y triglicéridos
* Reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, previniendo la formación de trombos y coágulos sanguíneos, mejorando el tono vascular.
*Ayudan a reducir la presión sanguínea, sobre todo si se padece hipertensión.
* Regulan el ritmo cardíaco.
* Son precursores de las prostaglandinas que intervienen en la agregación plaquetaria, previniendo la trombosis y la arteriosclerosis.
* Mantienen la flexibilidad de las arterias.
* Alivian el dolor y la rigidez en casos de artritis reumatoide y de gota.
* Favorecen la salud del sistema nervioso y fortalecen el sistema inmune.
* Mejoran los síntomas del asma bronquial.
* Ayudan a prevenir enfermedades inflamatorias como la enfermedad de Crohn, y enfermedades autoinmunes como el lupus.

Precaución: Se recomienda consultar con su médico antes de usar un suplemento de Omega 3, en el caso de estar tomando anti-coagulantes, dado que puede potenciar su efecto.

+ Información Artículos actuales sobre Omega 3 en “ El Mundo del bienestar” y en Artículos Lamberts
Bibliografía: Artículos Lamberts y Robis

jueves, 14 de julio de 2011

El poder de la intención

La intención ha sido siempre vista, tanto por psicólogos como por sociólogos y escritores espirituales, como un firme propósito u objetivo unido a la decisión de alcanzar un resultado.
El doctor Dyer nos la muestra desde otra perspectiva.

Durante años ha investigado la intencn como una fuerza en el universo que nos permite llevar a cabo el acto de crear; por eso, a través de ella, podemos lograr que nuestra existencia llegue a ser todo lo plena y feliz que deseamos. Por lo tanto este libro aborda la intención no como algo interno a nosotros que nos impulsa a hacer, sino como una energía de la que, sin saberlo participamos.

Todos formamos parte del poder invisible de la intención; conociéndolo y usándolo de forma adecuada nos convertiremos en dueños de las transformaciones que queramos imprimir a nuestras vidas.
A través de historias reales y aleccionadores ejemplos aprenderemos los principios de la intención y cómo conectar esta fuerza universal con la fuente de creatividad que ya poseemos.
Claro, estimulante, optimista, El poder de la intención invita a un mejor conocimiento de nosotros, para llegar a descubrir los resortes más ocultos –y más eficaces– que nos llevarán a convertirnos en protagonistas del libro de nuestro destino.

viernes, 8 de julio de 2011

El aceite de Onagra

La Onagra o Prímula (Oenothera biennis L.) es una planta originaria de América del Norte e introducida en Europa en el siglo XVII. La parte que se utiliza de ella son las semillas, de las que se obtiene el ya conocido aceite de Onagra mediante la 1ª presión en frío de dicho fruto.

El aceite de Onagra aporta un elevado porcentaje de Ácidos grasos Poliinsaturados de la serie Omega 6 (ácido gammalinoleico y gammalinolénico- GLA) de gran valor nutricional y de los que la dieta moderna suele carecer.

Una carencia de GLA desencadena una serie de problemas como sequedad e irritaciones cutáneas, anormalidades en el hígado, alteraciones en la producción de prostaglandinas e incluso problemas de crecimiento en niños. Además, la onagra tiene efectos reguladores sobre los niveles de estrógenos, progesterona, prolactina y prostaglandinas, lo que hace del aceite de onagra un gran aliado para combatir los síntomas pre-menstruales (retención de líquidos, irritabilidad, dolores abdominales) El GLA se encuentra de forma natural en los triglicéridos que forman los aceites vegetales, en verduras y en algunos frutos secos; sin embargo, una de las mejores fuentes es la semilla de onagra. La necesidad de un aporte suplementario de aceite de onagra aumenta cada día en nuestra sociedad, donde la ingesta de verduras, hortalizas y aceites insaturados es cada vez menor.

La cantidad habitual de GLA en el aceite de onagra es de un 9%, pero calidades superiores llegan hasta el 10%.

La mayoría de nutricionistas recomiendan la complementación en la dieta de GLA (Aceite de Onagra o de Borraja, Omega-6) con un balance adecuado de ácidos grasos Omega-3 (Aceite de pescado azul y aceite de linaza) en determinadas ocasiones como:

Alivio del Síndrome Premenstrual (tensión, jaquecas, irritabilidad, etc.)

Mujeres durante la menopausia

Problemas en la piel como eczemas etc.

(No se debe mezclar con medicamentos anticonvulsionantes o antiepilépticos)

Bibliografía: Artículos de Lamberts, Solgar, Robis etc y Texto terapia ortomolecular.