miércoles, 18 de abril de 2012

Si la Primavera la Sangre Altera



Reproduzco a continuación la Nota de prensa que la Asociación española APTN Cofenat ha elaborado para su difusión libre en los medios públicos y privados:
Hernat.

Si la Primavera la Sangre altera...

APTN_COFENAT, la Asociación de Profesionales de las Terapias Naturales, ha presentado un decálogo de consejos saludables para ayudarnos a hacer frente a los cambios que se producen con la llegada de la primavera.

Y es que con la llegada de la nueva estación y el buen tiempo nuestro organismo debe adaptarse a distintas alteraciones: más calor, más horas de luz, variación de la humedad… Y aunque, en general, se prefiere el buen tiempo, todas estos cambios influyen en el organismo. La astenia primaveral y, sobre todo las alergias, afectan cada vez más a un gran porcentaje de la población. De forma concreta, aproximadamente una de cada diez personas sufre en mayor o menor medida astenia primaveral, un decaimiento que aparece predominantemente en mujeres entre los 20 y 50 años.

Por otro lado, nos encontramos con las alergias. La alergia es el trastorno inmunológico más frecuente en el ser humano. Alrededor de un 20% de la población da positivo en los tests cutáneos y cerca de un 10% presenta además síntomas molestos.

La situación se agrava en las ciudades por el aumento de la contaminación asociado a la falta de lluvias –sobre todo en este invierno que ya está marcando un récord por ser uno de los más secos de la historia de España. El polen de ciudad es mucho más agresivo ya que la contaminación produce cambios en la estructura de las partículas y éstas tienen mayor capacidad de provocar sensibilización y terminar derivando en alergias.

Por este motivo, APTN_COFENAT ha creado un decálogo que ofrece consejos basados en las Terapias Naturales que minimizan el impacto en nuestro organismo de las alteraciones que se producen por el cambio de estación.

1. En todos los procesos alérgicos, independientemente de que el desencadenante sea o no alimenticio, debemos comenzar por el reajuste dietético.

2. Se recomienda un plan alimenticio acorde con la constitución del sujeto que genere la mínima producción de toxinas digestivas (evitar grasas saturadas, azúcares de absorción inmediata y edulcorantes artificiales).

3. Consumo de una dieta rica en verduras fermentadas ricas en Lactobacillus y ácidos grasos insaturados.

4. Empleo de oligoelementos para tratar la alergia de forma preventiva. Los más frecuentes son el manganeso, que aumenta la producción de anticuerpos y es capaz de inactivar la histamina; el azufre, con propiedades antianafilácticas y desintoxicantes y el fósforo, que se emplea en los periodos agudos cuando es necesario reducir la sintomatología hiperreactiva.

5. La fitoterapia ofrece elementos que ayudan a paliar los síntomas de la alergia como el ajo, eficaz para aliviar las alergias por su alto contenido en quercitina, que retrasa las reacciones inflamatorias; la fumaria, que presenta acción antihistamínica y antiinflamatoria o el grosellero negro, destinado a tratar los procesos inflamatorios en asma.

6. Para los niños, una diversificación tardía de la alimentación y una lactancia maternal prolongada permiten reducir de manera significativa el riesgo de patologías alérgicas precoces.

7. Evitar, en la medida de lo posible, las medicaciones con antibióticos, esteroides… durante periodos prolongados porque modifican el comportamiento reactivo inmunológico y, por consiguiente, favorecen una sensibilidad acentuada.

8. Para la astenia primaveral y con el objetivo de reforzar el sistema defensivo, podemos recurrir a plantas adaptógenas y tónicas, como el ginseng y el eleuterococo, así como a complementos nutricionales que contengan propóleo, equinácea y grifonia.

9. Para paliar los efectos del calor y del incremento de la exposición solar es muy importante mantener una adecuada hidratación del organismo. Con ello logramos además reducir y prevenir las reacciones alérgicas y sus síntomas.

10. La medicina tradicional china, a través de la acupuntura, también ayuda a restaurar el equilibrio energético perdido por los efectos de la alergia. Básicamente, se centra en dos órganos: el hígado, parte fundamental de todas las alergias alimentarias por su función desintoxicante, y el intestino delgado, encargado de depurar los líquidos orgánicos que son de utilidad para elorganismo. Por este motivo,la acupuntura se centra en estimular el punto de tonificación del hígado y la energía defensiva del cuerpo para restablecer el equilibrio.
Puede encontrar más información sobre APTN_COFENAT en www.cofenat.es