viernes, 8 de febrero de 2013

ACIDOSIS versus ALCALOSIS, La IMPORTANCIA del pH


Una proporción equilibrada entre el nivel de ácidos y bases en el cuerpo humano, es vital para lograr una salud óptima.
Este nivel se define mediante el valor pH, con dicho valor se puede medir el grado de acidez o basicidad de cualquier sustancia.
Según el órgano del cuerpo que analicemos sus valores de pH en equilibrio pueden ser diferentes, como objetivo de cumplir sus determinadas funciones.
El pH del plasma sanguíneo que es el que baña a las células del organismo se sitúa entre 7.35 y 7.45 para que dichas células puedan efectuar sus reacciones bioquímicas correctamente.
Cuando el pH sanguíneo desciende por debajo de 7,35 el organismo se encuentra en ACIDOSIS y si sube por encima de 7,45 se encuentra en ALCALOSIS.
Aunque se trate de un estrecho margen, el organismo trata por todos los medios de mantener estable la cifra adecuada, aunque no siempre lo consiga, ya que se asocian varios factores, que en conjunto, hacen difícil, en la mayor parte de los casos, salir del estado de acidosis.
Un nivel alto de acidificación deriva en una amplia serie de trastornos en la salud, producidos por un cuerpo que se intenta auto-regular desesperadamente.
Ejemplos de algunos de los Trastornos en la Salud que son ocasionados o empeorados en gran medida por la  acidificación del organismo:
- Alergias en general; son el reflejo de un exceso de metabolitos ácidos no eliminados.
- Artritis y artrosis; reflejan un estado demasiado ácido de los tejidos de las articulaciones.
- Cálculos renales y de vesícula.
- Candidiasis, ya que las infecciones por hongos proliferan mejor en un medio ácido.
- Cardiopatías: La acidificación es un factor coadyuvante.
- Caries dentales, porque el exceso de ácidos ataca el esmalte dental.
-Catarros e infecciones: Son más frecuentes cuando la dieta es acidificante.
- Ciática, ya que el desgaste de los cartílagos intervertebrales provoca el pinzamiento del nervio.
- Cistitis, por ser una enfermedad infecciosa.
- Colesterol elevado: La acidificación es un Factor coadyuvante.
- Diabetes: Debido a la gran cantidad de proteínas acidificantes que toman los enfermos que la padecen.
- Encías sangrantes, por un exceso de ácidos en la boca que "desgastan" la encía y propician la aparición de infecciones.
- Eritema del lactante, por la eliminación a través de la piel de restos muy ácidos.
- Gota: Por un exceso de ácido úrico que no puede ser eliminado por el riñón.
- Hernias de disco, por la debilidad ósea que provoca el exceso de acidez
- Hipertensión: La acidificación es un factor coadyuvante
- Osteoporosis, por pérdida de calcio, uno de los más importantes alcalinizantes.
- Prurito, debido a eliminación de sustancias ácidas a través de la piel.
-Uñas quebradizas, por pérdida de minerales Alcalinizantes.
- Urticaria, por la eliminación de sudor excesivamente ácido.

¿Cómo se defiende el cuerpo frente a la acidificación?
El organismo intenta neutralizar el exceso de acidez movilizando, en primer lugar, las reservas de precursores de minerales, también conocidos como tampones. Estas reservas se encuentran en la sangre y en los líquidos intra y extracelular, repartidos por todo el cuerpo.  Cuando se agotan las reservas de tampones de minerales alcalinos, se produce un desgaste de los minerales estructurales y, como consecuencia, la desmineralización.
En segundo lugar, el organismo posee dos vías para eliminar el exceso de ácidos del cuerpo humano: los riñones y el aparato respiratorio (siempre y cuando el organismo tenga reservas de minerales alcalinos y los sistemas de eliminación funcionen correctamente). Por un lado el riñón colabora eliminando una orina más ácida, y por otro, los pulmones, eliminan mayores cantidades de ácidos cuando se realizan respiraciones rápidas y profundas.
Aunque también sea cierto que un exceso de alcalinidad es igualmente motivo de enfermedad, debido al modelo generalizado de alimentación acidificante, resulta un problema inexistente en la actualidad. El verdadero problema de hoy día en nuestra sociedad es la ACIDOSIS  generalizada que se observa en la práctica totalidad de la población. Lo usual es que durante mucho tiempo el organismo sea capaz de mantener un pH anormalmente ácido sin que aparezcan estados patológicos demasiado graves. Sin embargo, un organismo acidificante está sufriendo los efectos negativos de la persistencia crónica y, sin sentirlo, se sientan las bases de las futuras enfermedades crónicas y degenerativas. De hecho, todas las enfermedades modernas o de la "civilización", tienen un factor en común la ACIDOSIS
Decir ACIDOSIS es como decir INTOXICACIÓN, puesto que las "toxinas" o "excrementos" que desprenden las células son simplemente restos metabólicos de naturaleza ácida. Cuando el organismo no puede eliminar la gran cantidad de sustancias ácidas que se van generando, tiende a depositarlas en zonas poco conflictivas que se cargan de "toxinas" o se "intoxican".
Factores Acidificantes:
Alimenticios
Carne, pescado, leche, huevos, queso, pastas y harinas refinadas, azúcar industrial, café, te y tabaco.
Ambientales
Los locales artificiales, las viviendas urbanas, los vehículos a motor, la contaminación ambiental.
Emocionales o mentales
El estrés, la ansiedad, las prisas y los trabajos que requieren gran concentración intelectual.
Sanitarios
Las enfermedades crónicas y degenerativas.

La solución a la Acidosis
La solución tiene un único camino que pasa por la neutralización del exceso de ácidos, vengan de donde vengan. Para conseguirlo es preciso aportar al organismo la suficiente cantidad de sustancias alcalinizantes, que habrá de ser mayor cuanto mayor sea el volumen de sustancias ácidas a neutralizar y eliminar.

La alimentación
Alimentos alcalinizantes:
·       Verduras en general.
·       Hortalizas (excepto el tomate).
·       Frutas (excepto fruta ácida y muy madura)
·       Patatas.
·       Almendras y leche de almendras.
·       Castañas y nueces.
·       Frutos secados (excepto albaricoques).
·       Aguas minerales alcalinas.
Alimentos Acidificantes:
·       Carne, vísceras y derivados
·       Marisco y pescado.
·       Huevos.
·       Quesos curados.
·       Legumbres en general.
·       Cereales refinados.
·       Azúcar blanca.
·       Alcohol, café, té negro y cacao.
 En condiciones ideales, los alimentos acidificantes no deben suponer más del 20%, en peso, de todos los alimentos ingeridos durante el día.
El suplemento alimenticio:
Una importantísima posibilidad de ayuda con la que se cuenta actualmente es la del suplemento a la alimentación, casi imprescindible para todos los que se encuentran especialmente expuestos por:
- Vivir en una gran ciudad.
- Tomar en exceso alimentos de origen animal
- Tener un trabajo o realizar actividades que produzcan un exceso de estrés o nerviosismo.
- Reumatismo articular, por deberse a un acúmulo excesivo de toxinas acidificantes.
Tumores y estados degenerativos: La dieta que recomienda la Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society) como factor preventivo de las enfermedades degenerativas es una dieta alcalinizante.

Bibliografía:
Productos naturales Tongil, Clínica Medico Vital (Dr. Jose Jesús Ruiz Joyanes), Vivir sin acidez (Hannelore Fischer-Reska),La importancia del equilibrio ácido-básico (Christopher Vasey), La dieta del pH (Karta Purkh S. Khalsa),