jueves, 21 de noviembre de 2013

Lecitina de soja

La lecitina es un compuesto graso integrado por un grupo de sustancias orgánicas naturales llamadas fosfolípidos.
Los fosfolípidos son lípidos polares, nutrientes vitales que contienen ácido fosfórico en su estructura y construyen paredes celulares y membranas del organismo, además de participar en la activación de enzimas , captar el colesterol y retirarlo de la circulación sanguínea, sobretodo cuando su cantidad es excesiva.

La lecitina de soja es  la fracción lipídica de la soja, un concentrado de fosfolípidos procedentes del aceite de la semilla de la soja.

Para conseguir la lecitina de soja, las semillas de la soja se limpian, se descascarillan y una vez abiertas se enrollan para formar copos delgados. Después se extrae el aceite de dichos copos, quedando una mezcla que contiene aceite de soja y lecitina. A continuación, se calienta ese aceite crudo y se le añade agua, lo que provoca que la lecitina se hinche formando una emulsión gelatinosa que puede separarse sin dificultad del aceite. Tras ese proceso, se separa el agua en forma de vapor quedando la lecitina cruda en forma de aceite.
A partir de ahí sigue un par de procesos más con los que se obtienen las dos presentaciones más comunes para su consumo como complemento alimenticio, una de ellas es en perlas y la otra en forma de granulado.

Composición: fosfolípidos formados por grasas esenciales (ácidos grasos), vitaminas del grupo B (inositol y colina) y abundante fósforo. La lecitina es una de las fuentes naturales más abundantes de colina e inositol, dos importantes nutrientes que juegan un papel destacado en el metabolismo hepático de las grasas, siendo un componente clave de la bilis, (sustancia de la vesícula biliar),y en la emulsión de las grasas corporales.

Básicamente podríamos destacar cuatro propiedades como las más importantes de la lecitina por su contenido de fosfolípidos :
1º Contribuyen a mantener los niveles de colesterol por su alto contenido en grasas insaturadas, reduciendo el riesgo de enfermedad cardiovascular. Aumenta el colesterol HDL (bueno) y disminuye el LDL (malo).
2º Ayuda en afecciones hepáticas (por su contenido en fosfatidilcolina ), como hepatitis, inflamaciones hepáticas, de origen vírico, por alcohol o xenobióticos (fármacos hepatotóxicos).
3º Contribuye a mejorar la memoria (por su contenido en fosfatidilserina), siendo un nutriente importante para el cerebro. Estudios clínicos han mostrado que es capaz de mejorar la memoria y el aprendizaje. En particular estimula la liberación de neurotransmisores como la acetilcolina.
4º Puede ser  útil en Afecciones neurológicas (por su contenido en fosfatidilcolina), siendo beneficiosa en afecciones degenerativas neurológicas (como el Alzheimer) porque puede atravesar la barrera hematoencefálica y estimular la síntesis de acetilcolina.

No todas las lecitinas de soja son iguales, las consideradas de  mejor calidad son aquellas que proceden de soja libre de organismos modificados genéticamente, o sea que es soja No transgénica, mediante un sistema de Identidad Preservada (IP).
IP o Identidad preservada indica que el producto está certificado desde la soja como planta hasta el producto acabado, para garantizar la ausencia de elementos modificados genéticamente.

¡Busca las siglas IP y no GMO en los envases tanto de la lecitina en perlas como en la lecitina en granulado si no quieres tomar un producto transgénico!

Bibliografía: Manual de Nutrición Ortomolecular de Lamberts, Curso de Terapia Ortomolecular de ISMET, y diferente documentación profesional facilitada por Herbora, Santiveri y otros.